sábado, 12 de septiembre de 2015

La ruta de los refugios Vega ... en Picos de Europa, segunda parte del Anillo de Picos o el anillo Vindio

Hace tiempo que llevaba dándole vueltas al hecho de hacer una ruta que cruzase los refugios del Macizo Occidental, concretamente los refugios Vegas ..., es decir Vegabaño, Vega Huerta, Vegarredonda y Vega de Ario, descubrí esa ruta alrededor de Picos de Europa denominada el Anillo de Picos y bien, de otras actividades anteriores lo conocía casi todo, de hecho en los tres refugios principales de esta ruta ya había estado, sólo me quedaba enlazarlos entre sí, y me planteé la ruta Posada de Valdeón a Cangas de Onís para principios de este mes de septiembre, mes en el que por esta experiencia falla, y mucho, la ya de por sí precaria estructura de transporte público que ayude a esto, el poco servicio de autobuses que hay en agosto, por ejemplo un sólo servicio de bús diario desde Cangas de Onís a Posada de Valdeón, deja de existir al terminar agosto y, en este día 10 de septiembre, ya no hay servicio de autobuses desde Lagos de Covadonga, en fin, bastante malo el servicio.

Y en cuanto a los refugios que decir, bastante deficientes en cuanto a su estructura, pero en Vegabaño se sustituye por un gran servicio de atención y muy buenas las cenas y los desayunos, en Vega de Ario, sin llegar a ello, pero también buena atención, pero lo de Vegarredonda es verdaderamente malo, empezando ya por el poco amable trato personal de las personas que allí prestan sus servicios.

Pero todo esto se puede dar por válido con el disfrute de la belleza de Picos, cuando la naturaleza te deja, porqué cuando entra la niebla te dificulta bastante las actividades.

En fin, esta ruta es una parte del denominado Anillo Vindio, que abarca el macizo occidental.

Fuimos en coche hasta Posada de Valdeón,( merece la pena en un día despejado pararse en el mirador de Pandetrave) donde lo dejamos aparcado durante la ruta, Posada Begoña, muy bien, buena cena y desayuno, buenas vistas, me acuerdo del Friero  y salimos a comenzar la ruta:

Primera etapa: Posada de Valdeón a Vegabaño con dos opciones para esta etapa la primera, la de subir por el Vallejón de las Horcadas y los collados de Pandebuche y Verde, etapa que supondría unos 21 kilómetros y unas ocho horas de duración, o la que elegimos por las referencias que teníamos de la belleza de los bosques que atravesaríamos que es la que nos llevará por el Puerto de Dobres, la primera opción es más de montaña típica de Picos, para eso ya tendremos la etapa de mañana, no nos arrepentimos con esta primera opción, corta pero bellísima.

Quizá se puede plantear una tercera opción que es la de ir hacia el Puerto de Dobres y, antes, en la Majada de Argoya, seguir hacia la Vega de Llos y continuar hacia el Collado del Frade, por donde pasaremos mañana, haciendo así dos etapas, la de hoy y la de mañana en una sola, dura, pero una sola, opino que esta opción puede ser válida si se está haciendo el Anillo de Picos, pero si no, merece la pena conocer la zona de Vegabaño.

Volviendo a la opción que elegimos, al salir de Posada de Valdeón, unos metros por la carretera que se dirige hacia el puerto de Panderruedas y, enseguida, hacia la derecha una pista forestal que nos llevará hacia Soto de Valdeón, está señalada como calle El Salvador, inmediatamente un puente sobre el río Cares, de aquí sale otra opción para esta etapa, por el collado de Bustiello, la pista gira hacia nuestra izquierda y, sin pérdida, en más o menos un kilómetro, llegamos a Soto de Valdeón, la pista lo atraviesa para llegar, casi como una continuación, a Caldevilla, a su final, hacia la derecha empieza la pista indicada como franjas blancas y amarillas, PR-PNPE-12 indicando hacia la Vega de Llos, (ruta que, en su día, use para seguir y hacer, en invernal, la cara oeste de Torre Bermeja), esta pista sigue en suave ascenso en unas ocasiones, más duro en otros, a través de un frondoso bosque, atravesamos una pequeña puerta forestal y continuamos, a nuestra izquierda el río Argolla, hasta llegar a la Majada de Argolla, allí en una cerrada curva hacia la derecha a unos 1250 metros de altura, en dirección a la Vega de Llos, sale de frente, un poco escondida una senda que es la que nos llevará hacia Vegabaño, esta senda en los primeros centenares de metros es algo caótica y mal señalizada, a partir de ahora con circulitos amarillos, enseguida la senda se define mejor, con más hitos, en subida, hasta llegar al Puerto de Dobres a 1560 metros de altura, aquí las vistas hacia atrás, a la vega de Valdeón y el macizo del Friero, o hacia el macizo de los Moledizos a nuestra derecha o hacia la zona de Vegabaño, nuestro destino.

El bosque por el que hacemos la bajada es un robledal espectacular, la senda no tiene pérdida, una paradita antes de llegar al refugio para descansar y una etapa de cinco horas y media incluyendo las cortas paradas que hemos hecho.

Al llegar tuvimos la intención de, una vez dejadas las mochilas y comer algo, subirnos hasta el cercano Pico Jario de 1995 metros, bueno mi operación de la rodilla está reciente y no quiero forzar que mañana la etapa será dura, mejor unos paseítos por las praderas de Vegabaño.
El refugio fenomenalmente atendido y muy amables.

Segunda etapa, será dura y larga, así que desayunamos pronto y salimos temprano, 22,7 Kms de distancia nos esperan, 795 metros de desnivel de subida y 705 de bajada es lo anunciado, pero ese dato es el lineal, el acumulado es de 1065 metros de desnivel positivo.

Desde el refugio, hacia el sur, hay unas praderas cercadas, las bordeamos bajando y, enseguida, encontramos un indicador hacia el refugio de Vega Huerta, vadeamos, en suave descenso, el arroyo Truégano, para que una vez terminada las cercas de madera adentrarnos en un impresionante hayedo, seguimos en un suave descenso, hasta que en algo más de dos  kilómetros y medio lleguemos a la Vega de Salambre donde vemos un puente de hormigón sobre el río Dobra, que cruzamos y, hacia nuestra derecha, empieza la subida entre el hayedo por el monte Dobra o Cuesta Fría, camino con hitos, donde, a más de 3 kilómetros del refugio, a 1380 metros de altura nos encontramos con el Roblotón, un enorme roble dentro de un hayedo de más de seis metros de circunferencia en su tronco, espectacular, seguimos subiendo en continuos zig-zags, soportando a un grupo de vacas a las que les cuesta apartarse, pasamos lugares como la Fuentona , el Collado del Cueto a 1600 metros de altura, el bosque se acaba y se convierte en matorral bajo, Horcada de Salambre a 1700 metros de altura, vemos abajo de nosotros el refugio del Icona y llegamos al Collado del Frade, a cerca de 6 kilómetros de la salida y a 1765 metros de altura, aquí es donde vemos perfectamente el valle de Valdeón y donde ratifico que la primera etapa también puede hacerse hasta aquí por el Valle de Llos para seguir por dónde iremos ahora, eso sí, te pierdes la belleza de los robledales de ayer y del hayedo de hoy.

Hacia nuestra izquierda, hacia el Norte, dejando debajo, a nuestra izquierda, el refugio de Icona y viendo al fondo las praderas del Refugio de Vegabaño, seguimos la empinada senda por una erosionada loma hasta la Cimera del Frade, bordeando Los Moledizos (2.295 metros de altura), ahora una travesía por su lateral, por una pedrera, para tomar la Canal del Perro que pasa entre Los Moledizos y Los Altos del Verde de 2180 metros de altura, la canal es dura, mucha piedrecilla suelta, muchos zig_zags hasta que, por fin, llegamos al Collado del Burro, estamos ya a 2125 metros de altura y llevamos algo más de 8 kilómetros de recorrido, pero desde aquí son impresionantes las primeras vistas del paredón de Peña Santa.

Seguimos por el Camino del Burro, entre el Jou de Argüelles a nuestra izquierda y a la derecha el del Caballo Cimero, descenso a Vega Huerta, bueno esto es un continuo rompepiernas de subidas y bajadas, siempre entre los 2000 y los 2200 metros, Vega Huerta está poco antes de los 11,5 kilómetros y a 2050 metros de altura, aquí nos encontramos con las primeras personas del recorrido, en sentido contrario, vienen desde Vegarredonda, aquí es una de las pocas zonas donde se puede encontrar agua de manantial.

Ahora ya el sendero se pierde, sólo quedan hitos entre las piedras y las señalitas de pintura amarilla, es fácil perderse si no estás atento, vamos hacia las Agujas del Corpus Christi, que las rodearemos, luego alguna que otra cornisa, vamos hacia el Norte, hacia la Llerona, pasando los 13 kilómetros llegamos a la Horcada de las Pozas y, a nuestra derecha, queda la Torre del Torco de 2415 metros de altura, mi próximo objetivo para otra actividad, que bordeamos en dirección a la Torrezuela de 2320 metros de altura, otra bonita cima a subir en otra ocasión.

Accedemos a la parte alta del Jou Lluengu, unas pequeñas praderitas en Fuente Prieta, ahora una zona muy revirada con continuas subiditas y bajaditas, trepes y destrepes sin mayores dificultades pero que te van cansando, menos mal que no hemos acometido ninguna ascensión en el camino, se hace largo, hasta que, por fin, llegamos al collado de la Mazada, más de 18 kilómetros y seguimos en la misma altura 2110 metros, pero ahora sí, ahora comienza la bajada, entre zetas continuas, camino muy hecho, bordeamos el inconfundible Porru Bolu de 2025 metro y, de repente, el camino cortado con piedras y alambradas, ¡¡¡ pero bueno !!!, no hay alternativa, tenemos que saltarlo y lo hacemos ¿a que cuento viene esto?, en fin, da igual, seguimos bajando y llegamos al cruce de caminos que nos indica a la derecha Jou Santo y la ruta hacia Peña Santa de Castilla y Peña Santa de Enol, seguimos la senda de bajada, para pasar el antiguo refugio, construido como un barracón en la guerra y ahiora todo de blanco,  con su buena fuente y llegamos al actual, han sido algo menos de ocho horas y media, pero hemos parado muy poco y hemos venido rápido.

La cena en Vegarredonda no es nada del otro mundo, mal para dormir, como ya indiqué al principio, muy mala atención, desayuno básico y ... adios ...

Tercera etapa: Nos despertamos con una pesada niebla que impide cualquier actividad, subimos a ver por donde sale la senda hacia Vega de Ario y puufff ..., no se ve nada, a pesar de que llevo la ruta en el GPS, en el refugio todo el mundo me dice que está muy mal señalizado y que, con esta niebla, a pesar del GPS podemos tener algún percance, bueno, vale, pues para otro día que esté mejor...

Bajamos por la senda normal hacia Lagos de Enol, dos horas largas, nos paramos en el fenomenal refugio de Casa de Pastores, que diferencia, amables, limpio, recomendable...

Nuestro plan de dar algunas vueltas por Enol y de bajar andando a Cangas también muy mal, no se ve nada a cinco metros, así que a por el autobús, bluufff ... ya no hay autobuses de bajada a Covadonga, unos andaluces nos recogen y nos bajan a Covadonga, que bien, ¿autobús a Cangas de Onís?, si, el próximo a las tres de la tarde, pues qué bien ..., ¿taxis?, no hay ninguno para Cangas, aaah sí, ¿o sea que es para Posada de Valdeón?, siiiiii, claro, ya hay uno...

Días más tarde el tiempo mejora, sobre todo en el apartado de nieblas, sin duda la parte más peligrosa en Picos de Europa y más aún en esta zona, así que aparco en el parking de Lagos, en la zona de la información del parque, y me subo andando, de nuevo a Vegarredonda, para hacer  la tercera etapa (entre Vegarredonda y Vega de Ario) que transcurre por una zona mal señalizada, pocos hitos, algunos muy separados, varias veces he tenido que dar la vuelta a buscar el anterior hito y volver a ubicarme, es una etapa fácil, por lo demás, con un desnivel positivo de 500 metros y negativo de cerca de 300 metros, 14 kilómetros que se recorren en algo más de cinco horas y media contando con esas veces, pocas en cualquier caso, en que he tenido que volver sobre mis pasos a indicaciones del GPS.

Salgo del refugio de Vegarredonda, en dirección Sur, subiendo algo de lo bajado en la etapa anterior y, en pocos minutos, a mi izquierda veo un gran hito que me indica el principio del camino, estoy a 1500 metros de altura, estoy en lo que se llama el Caleyón del Francés, que, de manera suave, remonta una canal, en dirección Este que me lleva a la ladera del Cantu Limpio, de 1783 metros de altura, aunque yo lo bordeo a 1620 metros de altura, aquí en una llanura veo que hay múltiples senderos que confunden bastante, hacia mi derecha sale una canal suave, paralela al monte del Cantu Limpio, hacia el SurEste, para llegar al collado del Resquilón, a 1740 metros, llevo algo más de 3 kilómetros de recorrido, poco más de una hora desde Vegarredonda, aquí merece la pena pararse a hacer fotos hacia Peña Santa, Canal Parda, Torre del Alba, Argaos.

Hacia el Este, mucho cuidado con los hitos, enseguida un tramo rompepiernas, mal terreno, muchas subidas y bajadas hasta enlazar con el Canalón del Conjurtau, cinco kilómetros y medio, llevo andados, estoy a 1605 metros de altura y llevo dos horas de andanzas, continuo hasta los 1890 metros del collado del Conjurtau en otra media hora, veo hacia abajo la Vega de Aliseda , hacia donde bajo dejando a mi izquierda el Pico Conjurtau de 1925 metros, la Vega está a 1770 metros de altura, la cruzo hacia el Este para llegar al collado del Regallón, a 1785 metros de altura, sigo por otro rompepiernas hacia el Este para llegar a Los Parés, a 1770 metros de altura, cerca de once kilómetros desde Vegarredonda, el Jou del Jultayu (1940 metros) que subiré mañana, el Jultayu y el Cuvicente (2015 metros) quedan a mi derecha, ya veo el collado del Jitu del Jultayu (1660 metros de altura y, desde aquí, decisión, puedo bajar hacia Lagos de Enol, serán dos horas largas con un desnivel acumulado de descenso de 1150 metros, contando con que hay casi 250 de subiditas en la bajada, o bajar al muy bien atendido refugio de Vega de Ario a 1610 metros de altura, donde pernoctar.

Bueno, esta ruta en sí, constituye casi la segunda parte del anillo de Picos, la primera la hice en un recorrido por Picos de Europa.