jueves, 1 de mayo de 2014

La ruta del Cares hasta Cordiñanes

Recorrer este desfiladero, también conocido como la Garganta Divina, que une León y Asturias a través de los Picos de Europa, entre cumbres de más de 2000 metros de altura. El tramo principal fue abierto para la construcción de la canal de agua que alimenta a la central eléctrica de Camarmeña, es un verdadero disfrute para la vista. Una actividad que siempre he dejado de lado, pero de hoy no pasa, a por ella. La senda fue inaugurada en Junio de 1950 y es la separación natural entre los macizos Occidental y Central de Picos de Europa.

Mi primera intención es hacer la ruta de ida por la parte superior y volver a Poncebos junto al río, no se puede, ahora lo tienen prohibido por el riesgo de caída de piedras desde el camino superior al inferior, peligro real, hay mucha gente por arriba, pero además, por derrumbes está cortado el camino inferior en algunas zonas, bien, pues en lugar de terminar en Caín (León) haré el camino largo, es decir, hasta Cordiñanes, otras tres horas de ir y unas dos horas de volver adicionales al camino normal de Poncebos a Caín, donde ya estuve después de subir al Friero,

La ruta parece sencilla, pero es un camino de no más de metro y medio de ancho que tiene vertiginosos cortados hacia el río Cares, no hay agua en la ruta y a mediodía el sol, en verano, cae a plomo sobre el caminante.

El camino se inicia en cuesta desde el principio y va ganando altitud de manera rápida en continuas zetas, quizá esta es la parte más fuerte hasta Caín, es una continua ascensión de cerca de 300 metros en los dos primeros y largos kilómetros,  enseguida ruinas de unas antiguas casas con buenas vistas hacia el río, un poco más arriba se llega a la parte más alta de la ruta hasta Caín, los Collaos, con buenas vistas hacia el camino a recorrer, a partir de aquí, ya es muy cómodo el paseo hasta Caín, en muchas ocasiones  nos encontramos con el canal de aguas rápidas que se construyó entre 1916 y 1921, que desciende hacia la central eléctrica que dejamos atrás antes de llegar a Poncebos.

A mitad de camino llegamos a una desviación de GR que nos llevaría en 9 horas (según se indica) hasta Covadonga, poco después cruzamos al otro lado del río por el aéreo puente Bolín para, enseguida, volver al margen original por el Puente de los Rebecos, una zona de túneles hasta llegar a la presa que sirve para tomar el agua del canal que lleva a la central eléctrica, por encima de la cual se cruza de nuevo a la margen derecha del río por el puente de los Pinteros, ya se divisan las casas de Caín, donde se llega rápidamente, un descanso y fotos del macizo de PeñaSanta antes de continuar.

Desde la salida de Caín se hace por una estrechez llamada las Hoces de Caín, se sigue por el borde de la estrecha carretera hacia Posada de Valdeón, el ruído, a veces, por esta zona es ensordecedor por los saltos de agua, se ensancha el valle y se entra en zona boscosa hasta llegar al arroyo de La Peguera,   se cruzan varios caseríos invernales hasta llegar al Chorco de los Lobos a 650 metros de altura, una antigua trampa para cazar lobos junto al Monte Corona, a partir de aquí hay un tramo junto a la carretera con fuertes rampas que nos lleva, cruzando el río hacia su margen derecha a la ermita de Corona, volvemos a cruzar de vertiente del río hasta llegar al mirador del Tombo, desde aquí para llegar al cercano pueblo de Cordiñanes hay que abandonar la carretera por una pequeña senda de tierra que sale justo enfrente del Mirador.

La ruta tiene un importante desnivel lineal desde los 213 metros en Poncebos hasta los 817 de Cordiñanes, en total 1280 metros de ascensión acumulada y cerca de 36 kilómetros de caminata total entre la ida y vuelta, la ruta está marcada como PR-PNPE-3.