domingo, 20 de septiembre de 2015

Pinajarro desde la plataforma de El Travieso

Subo, tempranito, a la Plataforma de El Travieso (1900 metros de altura) en el coche, buena carretera hasta los 1700 metros de altura del Albergue de la Plataforma y, algo más estrecha, pero también muy buena hasta este aparcamiento, estoy solo, aún no ha salido el sol del todo, me preparo y, cuando voy a empezar a andar, aparecen tres coches con un grupo de senderismo de un pueblo cercano a Plasencia, ya vienen preparados, no tienen ni que calzarse, arrancan como motos, me pasan todos, está bien, ya os esperaré en la cima, y así fue, como dice aquel, si como un joven quieres cumbrear, como un viejo tienes que empezar.

Del centro mismo de la zona de aparcamiento, hacia la izquierda, sale una senda bien marcada que, desde el principio empieza en fuerte cuesta, hace frío, no llega a los 10 grados, salgo abrigado y empiezo a subir en dirección SurEste, zetas y atajos sobre ellas, producto de las subidas hacia el cordal de la Sierra de Béjar, las vistas hacia atrás, hacia el amanecer sobre Béjar y Candelario, me sirven de justificación para hacer alguna que otra foto y tomar un respiro, casi ya en la loma de la Sierra de Béjar, pasando en algo  los 2300 metros de altura, la senda gira hacia el Sur, hacia mi derecha y diviso un enorme hito, denominado el Hito del Pepinillo, hay que significar que, en esta Sierra de Béjar las señalizaciones con hitos son fenomenales, hitos grandes para que se vean bien en momentos de nevadas, veo ya, la muy cercana cima delCalvitero, a donde llego con el grupo que me adelantó en la subida, fotos en el destrozado Monolito a la Virgen, a 2405 metros de altura, aquí ya estuve un par de veces más, recuerdo una en invernal  en el que no se podía ver el Monolito por el hielo acumulado con las ventiscas, han sido una hora y tres cuartos hasta aquí, fotos de rigor y a seguir el camino, ahora en dirección Sur, siguiendo la loma de la Sierra de Béjar, en suave bajada, a mi izquierda la caída de la Ceja, una empinada cuesta que en invernal tiene una buena pendiente de nieve, abajo las lagunas del Trampal y de La Ceja, por donde ya bajé en otra ocasión en que subí desde la Laguna del Duque hasta el Torreón, para volver aquí pasando la cima de La Ceja con su buzón en forma de cohete, fotos de recuerdo y bordeo la cima de la  loma de  La Ceja, de 2436 metros de altura, que subiré al volver, otra vez en bajada y durante la misma, espectaculares fotos hacia Hoya Moros y los Dos Hermanitos, unos 200 metros para enlazar con subida al Torreón por el Arroyo Malillo, también desde la Laguna del Duque, desde aquí una subida con alguna trepadita fácil, me he salido del sendero unos metros, precisamente para hacer mejores fotos de la Laguna del Duque desde aquí, enlazo con el camino y ya se e perfectamente la torre de piedra del Torreón, una pequeña bajada y el destrepe del Paso del  Diablo, ayudado por cadenas, otras veces he bajado mejor, ahora pongo un poco de precaución al doblar la rodilla, espero que se pase pronto esta, llamémosla precaución, abajo del paso, fenomenales vistas hacia el valle del Jerte, unos minutos más y ya, en unas dos horas y media largas sin paradas, en la cima del Torreón del Calvitero, 2401 metros de altura, hacia el Este el cordal del Talamanca, más o menos por donde hemos venido, hacia el Oeste Dos Hermanitos y el camino a seguir hacia el Pinajarro, en descenso hacia Hervás , esta ruta, Candelario Hervás es bonita con dos coches, uno en cada pueblo.

Esta bajada por la Majada de la Reina, al principio cómoda y, enseguida con los correspondientes e incómodos piornales, con hitos entre los piornos que te hacen perder el camino, un poco más despejado, que también tiene sus hitos. La Nijarra, con sus 2214 metros, un montecito de rocas de granito en su cima.
Desde la Nijarra hay dos senderos, uno más hacia la izquierda que desciende hacia la Portilla del Río Sequillo, por donde nace el río Ambroz, hay otro sendero hacia la derecha que baja hasta el Pico del Canchal del Pinajarro, de 2104 metros, este sendero se mete entre las retamas en ocasiones, da igual, el objetivo es claro, desde su cima buenas vistas del Valle del Ambroz y de Hervás, he tardado cinco horas, sobre todo en el último tramo debido a los despistes y tener que volver a subir para retomar bien el camino, y por el problema de las retamas.

La vuelta la hago siguiendo el mismo camino, pero eso si, ahora  paso por el Talamanca y por el Canchal de la Ceja.