lunes, 2 de septiembre de 2013

El Tour del Monte Perdido


Nuestro punto de salida es el refugio de Bujaruelo, llegamos anoche, buena cena, cómodo, hemos contratado todos los refugios a través de este, nos dan los mapas, ya habíamos recibido las coordenadas para el GPS a través de ellos.
Hoy salimos prontito, desayuno a las siete y salida, nos espera una dura jornada, más o menos 12 kilómetros de distancia, con un desnivel de subida de 1515 metros, desde los 1338 metros del refugio de Bujaruelo, hasta los 2807 de la Brecha de Rolando, la máxima altura de esta ruta de hoy, y de bajada 598 metros hasta los 2160 metros del hacinado refugio de Goriz. Todo ello en cerca de 12 horas debido a las intensas tormentas que nos pillaron, puede hacerse un unas diez horas.
Cruzamos en primer lugar el puente medieval de Bujaruelo sobre el río Ara y tomamos el camino que sube inmediatamente después del puente con dirección al Puerto de Bujaruelo, en realidad por aquí pasa el GR-10, el GR-11 deberíamos haberlo hecho girando hacia el sur nada más cruzar el puente, para llegar hacia el Puente de los Navarros y subir por el valle de Ordesa hasta el refugio de Goriz, bien por las Gradas de Soaso, o bien por la Senda de los Cazadores y la Faja Pelay, pero preferimos este pequeño cambio, coincidente sin embargo con el HRP francés, para pasar por la Brecha de Rolando.
La empinada subida, desde el principio nos deja hacia atrás bonitas vistas hacia el Valle de Otal y la sierra Tendenera, salimos de la zona boscosa para llegar a los llanos de Lapazosa o Lacoma, donde a 1680 metros de altura se encuentra el refugio vivac de Plana de Sandaruelo, que es donde a donde llegaríamos si viniésemos desde la Cabaña de Lourdes acortando etapas. Aquí la primera tormenta del día, primero lluvia, después granizo, mucha electricidad, afortunadamente vemos unas tiendas donde nos dejan guarecernos, gracias, yo ya estaba a punto de dejar los hierros tirados, alejarme y volver después a por ellos, casi una hora perdida que no incluyo en los tiempos de caminata.
En unas tres horas de caminata, llegamos al Puerto de Bujaruelo o de Gavarnie, con sus 2273 metros de altura,  vemos una desviación hacia nuestra izquierda que nos llevaría al cercano parking francés del Col de Tentes, hacia la derecha  y retrocediendo un poco hasta su primer zig-zag, un camino que nos llevaría hacia el Taillón y los Gabietos y, hacia la derecha y de frente, nuestro camino de hoy hacia el Refugio de Serradets
Una hora larga más atravesando neveros por la zona de los restos glaciares del Taillón, hasta llegar a una desviación hacia el sureste, por una zona de antiguo  glaciar que nos llevará hasta el refugio de Serradets por una empinada subida, aquí nos hemos puesto los crampones, está muy nevado, tanto que se cubre la zona de cadenas que hay que usar en verano para cruzar el arroyo, seguimos dejando a nuestras espaldas el macizo del Vignemale.
En Serradets, a 2587 metros de altura, un tentempie y a seguir, nueva tormenta, aquí los truenos retumban en el circo de Gavarnie y los rayos, a pesar de ser de día, nos iluminan más, ganas nos dan de bajar de nuevo al refugio, aunque ¿qué más da?, vamos a tardar lo mismo en subir lo que nos quedaría en bajar.
Llegamos a la Brecha, y a pesar de la tormenta, fotos, merece la pena, por el lado español la tormenta amaina, dejamos a nuestra izquierda el Corral Ziego, desde aquí, perdiendo poca altura y pegados a sus paredes y, seguidamente, a las paredes del Casco de Marboré bajamos buscando el paso de los Sarrios, equipado con cadenas, para llegar al Collado de los Sarrios, a 2760 metros de altura, aquí hay que seguir hacia abajo.
La bajada hasta el collado del Descargador donde nos quitamos los crampones y seguimos la bajada hacia Goriz por la Plana y el Collado de Millaris, vaya, otra tormenta más, bueno, queda poco hasta Goriz y parece que es suave, craso error, es la peor de todo el día, por el creer que llegaré en breve al refugio, en lugar de cubrirme bien me empapo hasta los huesos, y encima llegamos al río que hace el Barranco de Goriz y que está justo antes del refugio de Goriz, ya me pasó otra vez ¿por dónde lo cruzamos?, viene hasta arriba de agua y la corriente es muy fuerte, años hace que mucha gente les ha pedido a los de Goriz que pidan hacer una pasarela, nada, no hay forma, nos la jugamos por un paso que descubrimos, con una trepada al otro lado por la piedra mojada, pero bueno llegamos empapados al refugio, como siempre en obras sin acabar, como siempre hacinado, como siempre con la poca amabilidad de los refugieros, como siempre ... ¡no me gusta nada!.
Cerca de diez horas de caminata.
Hemos dormido en el siempre hacinado e incomodo refugio de Goriz, a 2160 metros de altura, parece mentira que siendo quizá uno de los refugios más usados de Pirineos siga teniendo las enormes carencias de estructura y trato que presenta, bueno, nos hemos levantado prontito, un desayuno básico, y a hacer la segunda etapa, son las siete de la mañana.
En un cuarto de hora, aproximadamente, siguiendo las marcas rojas y blancas típicas del GR-11, llegamos, dejando a nuestra izquierda la Punta Escaleras, al Collado Superior de Goriz (Collata Arrablo), a 2345 metros de altura, este collado tiene la peculiaridad de ser la zona de más alcances fulminantes de rayos existe en toda España, buen ánimo en unos días de tormentas como los que tenemos, aquí tenemos dos opciones, seguir por la ruta por la Faja de las Olas, más corta,  pero las advertencias que tenemos son del gran peligro que tenemos con las tormentas por lo resbaladizo del camino sobre todo en los dos pasos con cadenas, la otra alternativa, más larga y cansada es bajar por las márgenes del río Bellós hasta la cascada de la Fuenblanca, lo que añade unos desniveles negativos y positivos cercanos a los ochocientos metros, pero con la ventaja de que hace coincidir todo el camino por el GR-11, elijo la primera opción
En cerca de cinco horas, paradas incluidas hemos llegado al Collado de Añisclo, La bajada desde sus 2450 metros hasta el refugio de Pineta es espectacular, ya desde el propio collado de Añisclo, al asomarte desde el collado con sus espectaculares vistas hacia los llanos de La Larri (http://afgrun.blogspot.com.es/2013/01/los-llanos-de-la-larri-en-el-valle-de.html),  hacia Pineta ves una bajada de 1200 metros en una distancia que no llega a los dos kilómetros,  o sea un desnivel superior al 50%, al principio camino en zetas muy desgastado, después ya entre los hayedos.
Antes de llegar al refugio de Pineta (1240 metros), tenemos que cruzar el crecido río Cinca ¿nos descalzamos?, para qué, estamos empapados, el agua nos llega hasta cerca de la cintura, cruzamos apoyándonos bien en los bastones, la corriente es bastante fuerte y no me apetece caerme.
Ya en el refugio, cervezas, estamos agotados sobre todo de la bajada desde el Collado de Añisclo, una bajada que no se debe llevar más de dos horas nos ha llevado cerca de tres, lluvias, granizo, truenos, terreno resbaladizo por las hojas caídas, por las piedras empapadas, por las ramas mojadas, por los ríos de agua en todas partes, que ganas de llegar al refugio, se acabó por hoy.
La tercera etapa es la más dura del recorrido, la etapa reina, desde Pineta hasta La Grange de Holle, la opción más apetecible es la que hacemos, subir hasta el lago de Marboré para pasar por la Brecha de Tucarroya, a 2700 metros de altura con total orientación hacia el Norte.
Arrancamos aún de noche, siguiendo las indicaciones de GR-11, al principio por las zonas de esquí de fondo de Pineta, siempre junto al río Cinca, podemos seguir por la pista que circula por su margen derecha hasta cruzarlo por un puente o por la senda de GR-11 por su margen izquierda, en ambos casos terminamos en un cruce sobre la pista que nos llevaría hacia La Larri () donde vemos unos indicadores hacia el Lago de Marboré y Tucarroya, que seguimos.
Aquí la subida se endurece y se estrecha por una zona boscosa siempre con el circo de Pineta al fondo y las cascadas del Cinca y, cada vez que vuelvo la vista atrás, viendo el progresivo amanecer sobre el valle de Pineta, así llegaremos, pasada la fuen de Esquinarasnos, a unas indicaciones que nos marcan una dirección hacia el collado de Añisclo, una opción que podría tenerse en cuenta si hubiésemos deseado no bajar hasta Pineta y así acortar una etapa en el recorrido, la subida es dura, en constantes zig-zags hasta llegar al Balcón de Pineta, obligatorio me pareció el retroceder unos metros para contemplar el valle una vez más, después de algo menos de cuatro horas hasta llegar aquí.
La subida se acaba, bueno es una suave ascensión por falsos llanos, al principio una espectacular pedrera, con buenos hitos, siempre con la cara Norte del Perdido y el Cilindro de Marboré a nuestra izquierda, hasta que, a los 2600 metros y cerca de cuatro horas y media, llegamos al Lago de Marboré, espectacular con la brecha de Tucarroya al fondo, bordeamos el lago por nuestra derecha y ascendemos hasta el refugio vivac de Tucarroya, a 2669 metros de altura.
Comenzamos la empinadísima bajada por la parte posterior de la brecha de Tucarroya hacia el valle de Estaubé, faldeando hasta la altura de 2270 metros, donde estamos atentos a unos hitos que, hacia nuestra izquierda nos llevan a la Hourquette de Alans a 2430 metros, dejamos a nuestra izquierda los Astazou, cruzamos la Hourquette y comenzamos el descenso hacia el espectacular, por su enclave, refugio de Espuguetes, un descansito con unas espectaculares vistas del circo de Gavarnie.  Reposición de fuerzas, aún nos queda hora y media para llegar al refugio de la Grange de Holle, bajando hasta el turístico pueblecito de Gavarnie, al llegar, cruzamos el río a su margen izquierda, llegamos al pueblo y, dejándolo a nuestra derecha, en otra media hora más llegamos a la Granje de Holle a 1495 metros de altura, puff... un día duro hoy.
La cuarta etapa la iniciamos saliendo de la Grange de Holle, a 1495 metros de altura, dejando a nuestra derecha el valle de Ossoué una vez que subimos hasta la cota de 1980 metros por la que, con pequeñas bajaditas y subiditas iremos faldeando hasta llegar a la cabaña de Saussé Dessus, un descanso dejando a nuestras espaldas la zona de esquí de Gavarnie, Especiéres, y continuamos faldeando hasta llegar a la Cabaña Vivac de Lourdes, aquí, hacia nuestra izquierda, sale un sendero que, subiendo por el valle de la Canau, nos llevaría hasta el Puerto de Bernatuara, a 2338 metros, y pasando por el Lago de Bernatuara nos llevaría hasta Plana de Santaruelo para bajar a Bujaruelo, ese camino es parte del Tour del Vignemale, nosotros seguimos bajando hacia los 1835 metros de la Barrage de Ossoué donde haremos un descansito y tomaremos un tentempie.
Ahora comienza la parte dura de esta etapa, la ascensión hacia Baysellance, por la margen derecha del Ossoué, dejando a nuestra izquierda las bajadas de los arroyos del Tapou y del Montferrat, atravesando varios neveros hasta llegar a las grutas de Bellevue, donde cometí el error de no mirar el GPS y, en lugar de girar hacia el refugio de Baysellance, seguí subiendo hasta pisar el glaciar del Vignemale, paliza y vuelta atrás, casi una hora perdida hasta llegar a los 2651 metros del refugio de Baysellance, el más alto del Pirineo, un trago de agua y a recuperar el tiempo perdido, sigo el sendero hasta la visible Hourquette de Ossoué, a 2734 metros de altura, desde donde, para endurecer un poquito más el día, subimos a los 3032 metros del Petit Vignemale.
Desde aquí, siempre teniendo a nuestra izquierda el Glaciar del Ossoué y las Oulettes del Gaube, descendemos en hora y media, a veces por pedreras, a veces por sendero, hasta los 2151 metros del refugio de Oulettes de Gaube, día durillo más por el error y la ascensión adicional al Petit Vignemale, que por la etapa en sí.
La quinta y última etapa nos lleva de nuevo hasta el refugio de Bujaruelo, aunque larga, es quizá la jornada más suave de todo el recorrido, subimos desde los 2151 metros del refugio de Oulettes de Gaube hasta los 2581 del Puerto de los Mulos en algo menos de hora y media, para ello, al salir del refugio bajamos hacia nuestra derecha hasta llegar a un puentecito que cruzamos, dejando los arroyos de las Oulettes a nuestra izquierda llegamos, en unos doscientos metros a una desviación hacia la derecha que nos asciende entre pedreras hasta llegar al paso.
Desde aquí, siempre por la margen izquierda del, al principio arroyito, y poco a poco río Ara, llegar, pasando los vivacs de Labaza y de Ordiso, en unas seis horas totales hasta el refugio de Bujaruelo, antiguo Hospital de Bujaruelo, en unas siete horas.
Esta bajada coincide con parte de la etapa de la Transpirenaica desde Wallón a Bujaruelo y con la ascensión al Vignemale por la vía Moskowa.