domingo, 16 de octubre de 2011

La circular y arista de los Infiernos en Pirineos desde Casa de Piedra


Quizá la montaña más emblemática del Valle de Tena, ya tenía ganas de hacerla. ¿Por dónde se sube mejor, por el Collado de acceso al Garmo Negro  o por la ruta del GR-11 hacia el refugio Respomuso?.  Esa era la cuestión que comentábamos la noche anterior en el refugio de Casa de Piedra en Baños de Panticosa, José y Olga (un encanto de compañeros en el día de hoy), habían intentado el día anterior subir a Los Infiernos por la ruta del Garmo Negro, pero se equivocaron y terminaron en el Garmo Negro, así que no les apetecía repetir, resultado subimos por la ruta de los Ibones Azules o  del GR-11 y bajamos por la ruta del collado de Pondiellos.

Salimos del refugio de Casa de Piedra, a 1636 metros, por su espalda,  ufff, nos queda un montón,  paralelos al río Caldarés de Baños por la senda del GR-11 en dirección hacia el refugio Respomuso, buena subida ya desde el principio, en unos diez minutos llegamos al Mirador del Balneario, a 1725 metros de altura, sobre todo al llegar a la Cuesta del Fraile, en una hora más, a 2040 metros de altura, con las vistas a nuestra derecha del salto de agua del Fraile, así llegamos, en una hora y media, hasta el nuevo refugio, entonces en construcción, ahora ya terminado, junto al Ibón Bajo del Bachimaña,  por cierto vacíos con la tremenda falta de lluvias de este octubre, seguimos hacia nuestra izquierda, la senda siempre bien marcada, dejando a nuestra derecha, el enorme, pero también casi vacío Ibón Alto de Bachimaña.

El bordear el Ibón es más o menos llano, varias subiditas y bajadas por el borde, hasta llegar a una zona más llana, un descansito, aquí hay un indicador del GR-11 que nos lleva, hacia la derecha a la zona de Bujaruelo, y a la izquierda hacia el refugio Respomuso , cruzamos un par de veces el río que baja desde los Ibones Azules, dejando a nuestra izquierda el Ibón Azul bajo y el Alto hasta llegar, a 2570 metros de altura, en algo menos de tres horas, al mirador del Glaciar de Infiernos, vi  fotos, en el refugio, del glaciar hace pocos años y si, se está quedando pequeñito, si, es cierto, si.

La subida se empina por una buena pedrera hasta llegar al Cuello de Infiernos a 2720 metros, un collado anterior al Ibón de Tebarray que separa el Pico de Piedrafita, 2959 metros, a nuestra derecha y ya, Los Infiernos a nuestra izquierda, hemos tardado cerca de cuatro horas.

Aquí la senda, de frente, bordeando el Ibón de Tebarray por nuestra derecha lleva hacia el refugio Respomuso, y hacia la izquierda, hacia el oeste, nos permitirá ascender hacia Infiernos con un par de opciones, hacia la derecha o, de frente, hacia la arista, vale, de frente, a la arista, hay algunos hitos, pero es que no tiene pérdida, la arista está ahí, y al llegar a ella, unos tramos por la arista y otros por la parte más cercana al Ibón de Tebarray, seguimos  hasta una precima desde la que se ven las tres cimas de Infiernos y la Marmolera de la zona sur que hay que atravesar, no es difícil, algún paso de grado II o poco más, pero muy expuesta, una caída te tira muchos metros abajo, una vez pasada, y por la ladera sur, en unos pocos metros llegamos a la cima Occidental, con sus 3073 metros de altura en poco más de cinco horas, fotos y acometemos la arista de la Marmolera que nos lleva hasta el Infiernos Central (3083 metros) una arista fácil pero aérea.

El siguiente paso es seguir, en pocos minutos hasta el Oriental de 3072 metros, donde termina nuestro periplo de las tres cimas, junto al Oriental se ve una senda que desciende hacia el Collado de Pondiellos, error, la tomamos y, al igual que otros dos que nos encontramos, tuvimos que volver a subir para llegar al Central y bajar por el lado del Central de la Canal que hay entre el Central y el Oriental.

La bajada hacia el Collado de Pondiellos, a 2810 metros, se hace por la ladera del Infierno Central, junto a la chimenea que está entre los dos infiernos, el Central y el Oriental, es una bajada muy vertical y aérea, pero bien señalizada, pateada y con agarres, después vendrá  la pedrera; me torcí un tobillo subiendo al Occidental, y en la pedrera de bajada me dolía, llevaba zapatillas ya que las botas que llevé eran muy rígidas para esta actividad, y en la pedrera cada vez que apoyaba el pie de manera un tanto lateral se cargaba más y más, al final ya me dolía hasta la rodilla de pisar mal.

Nos paramos a tomar un tentempie en un primer collado, según bajamos, el de Saretas, a 2852 metros de altura, que se encuentra entre el pico de Arnales (3002 metros) y el pico de Pondiellos de 2917 metros, bajada que se lleva una hora y cuarto largas, collado que puede dar a confusión e intentar bajar por él, no, según nos comentaron se complica bastante, hay que seguir hasta el segundo que es el verdadero Collado de Pondiellos, una media hora más, desde aquí, hacia abajo, las vistas de los bonitos ibones de Pondiellos. Seguimos por la pedrera hasta llegar al Collado de Pondiellos, el segundo que se veía desde la cima de Infiernos, y bajamos hacia Baños de Panticosa por la pedrera, hacia la derecha la pedrera descompuesta por la canal, por la izquierda, siempre en dirección a Baños de Panticosa, siempre a la vista, las piedras son mayores y menos incomodas.

Así llegamos hasta la Majada Alta del Argualas, a 2100 metros donde, un poco antes, se junta con la senda que sube al Garmo Negro, al Algas y al Argualas , llegamos a una zona boscosa donde la senda, vertical y en zig-zags nos dejará en Baños de Panticosa en dos horas largas desde el collado de Pondiellos.

En suma una actividad de una dificultad media, tanto técnica como físicamente.

Cervezas en Casa de Piedra y yo me vuelvo a Madrid, lo del tobillo no reviste importancia pero no quiero forzarlo otro día más.