martes, 1 de marzo de 2011

Los Chorros del Manzanares


Un itinerario de senderismo muy agradable, desde Canto Cochino en La Pedriza, de dos horas y media larga en la subida, con paradas para hacer miles de fotos, y dos horas de bajada.

El desnivel, suave, salvo en el tramo final, pero en total desde los 1020 metros de altura del aparcamiento bajo de Canto Cochino hasta los 1480 a que hemos llegado.

La longitud es de diez kilómetros y medio entre la subida y la bajada y es también una parte de la ruta de bajada desde La Maliciosa, por ejemplo si hacemos la ruta circular de Quebrantaherraduras a La Maliciosa por la Cuerda de Los Porrones y bajada por el Ventisquero de la Condesa.

Salimos de Canto Cochino, donde hemos dejado los vehículos y cruzamos el puente de Canto Cochino sobre el río Manzanares. Giramos hacia la izquierda, vemos enseguida que, constantemente el sendero tiene varias alternativas, da igual, siempre seguiremos por la opción que vaya más pegada a la margen izquierda (según la bajada) del río.

En unos 700 metros de suave camino (sólo hemos subido unos veinte metros de desnivel) vemos a nuestra izquierda el Puente de las Ranas, que deja a su otra orilla un nuevo aparcamiento.

Seguimos por la misma margen hasta que, en unos ochocientos metros más vemos, también a nuestra izquierda el puente de la Cola del Caballo sin haber variado nuestra altitud.

En algo más de dos kilómetros desde la salida nos encontramos con el cuarto puente, el del Vivero, de piedra y con las laderas metálicas, este si lo cruzamos y nos metemos en la pista forestal de la margen derecha del río, pista que al principio retrocede un poco y que nos permite ver El Cáliz, una de las peñas más curiosas de La Pedriza, por detrás dejaremos la Cuerda Larga.

Enseguida llegamos a la pista principal que sube desde Canto Cochino y en su subida por la margen derecha del río (en su bajada), en la primera curva pronunciada sale un sendero, ya más angosto, que seguirá paralelo al río, muchas planchas de granito, con las que hay que tener cuidado si están mojadas, nos llevarán a la zona de la inconfundible Charca Verde, a 1150 metros de altura, merece la pena bajar y contemplarla, en cuanto sale un poco de sol, siempre llegan bañistas y en época fría como ahora en Febrero, no se duda en tumbarse encima del granito a tomar el sol.

Este sendero nos llevará de nuevo a la pista principal justo en el momento en que a nuestra derecha, el Arroyo de los Hoyos desemboca en el río Manzanares, aquí estamos a tres kilómetros y medio de la salida y a una altura cercana a los 1200 metros.

El antiguo Puente de los Franceses quedará a nuestra derecha, difícil de ver desde la pista forestal, el siguiente paso será el nuevo Puente de los Franceses, por donde la pista cruza para continuar, justo en ese momento, a nuestra izquierda aparecen unas escaleras en piedra que nos ponen en el sendero, más estrecho, que nos llevará en una ascensión algo más dura hasta el puente de madera del Retén, estamos a 1295 metros de altura y a una distancia de unos 4,5 kilómetros de la salida, lo cruzamos y a su otra orilla empieza la parte durilla de la subida, una senda en zig-zag hasta llegar a un paso entre tres enormes piedras de granito, pasamos entre ellos y nos aparecen los Chorros del Manzanares, merece la pena seguir el sendero y superar en algo los 1480 metros de altura para verlos desde arriba, pero eso si, con mucho cuidado con las placas de granito si están mojadas.

La vuelta la hicimos por el mismo sendero hasta el Puente del Retén y, a partir de ese momento por la pista hasta Canto Cochino.

Hay otra opción, que no hicimos, que es subir hasta la pista forestal que dejamos en el nuevo puente de los Franceses y bajar por el Collado de los Pastores.