domingo, 3 de octubre de 2010

Vía Hermosilla en el Yelmo


Llegamos con los coches, aún de noche, al aparcamiento del Tranco, preparación de mochilas, y un poco antes de las ocho de la mañana hacia arriba, es sábado, se anuncia buen tiempo y puede ser que haya mucha gente, mejor madrugar y luego veremos.

La ruta para llegar a la pradera del Yelmo se hace por un camino marcado como PR, que nace detrás del merendero casa Julián en el Tranco, girando, por detrás de él, hacia la izquierda, donde veremos unos indicadores, si saliéramos hacia la derecha, iríamos hacia las placas del Halcón, del Emilio, etc.

El camino va haciendo varios zig-zag hasta llegar a unas praderas para después continuar entre zonas de grandes rocas. El camino, bien marcado, va subiendo varios escalonamientos rocosos, es la zona de las llamadas Placas del Tranco.

Poco más adelante entraremos en zona de jaras, y arriba aparecerá un gran bloque que bordearemos por su izquierda y así llegaremos al mirador del Tranco, desde aquí las vistas de Manzanares el Real, del pantano, de los lejanos Montón de Trigo, Maliciosa, etc, son excepcionales.


Seguimos ascendiendo y al poco llegaremos a una evidente pradera, conocida con el nombre de Gran Cañada, la cruzamos desviándonos algo hacia la izquierda para subir por un sendero algo empinado en dirección N, seguimos por una zona de bajo y llegamos a

l Collado de la Encina después de una buena subidita. Ahora ya, por un camino que ha sido enlosado a modo de escalera, con la vista ya en el Yelmo hasta llegar a la preciosa pradera del Yelmo. En total, una hora, pero porqué le hemos dado caña, tenemos ganas de empezar, lo normal es hacerlo en una hora y tres cuartos.


Al final llegamos a una repisa, algo inclinada, localizada entre los dos gendarmes de la cara sur del Yelmo, allí veremos una laja grande que nos permite dejar las mochilas en su interior.

Comenzamos el primer largo (IV+) por el diedro que forma el llamado gendarme de los Higinios, por su lado izquierdo, antes una pequeña trepada y seguidamente el diedro, hay chapas y enseguida la primera reunión.

El segundo largo (Vº) se hace llegando inmediatamente hasta el diedro, ya vencido a la izquierda que se sube en bavaresa y metiendo bien la cadera, además de las chapas que se encuentran enseguida, pueden meterse también un par de friends al empezar el diedro a la izquierda para evitar péndulos en una posible caída, la reunión está a un par de metros del diedro.

Para el tercer largo (Vº) subimos directamente en adherencia hasta un diedro que tira hacia la derecha y, enseguida nos metemos en la famosa chimenea, que no es tal, sino una grieta que hay que negociar mirando siempre hacia la pared de la izquierda, estrechita, por lo que hay que ir de lado, al final de la misma nos salimos hacia la derecha y tenemos la tercera reunión.

El cuarto largo es más fácil (III+) y se hace yendo hacia la derecha siguiendo por el promontorio donde se encontraba la tercera reunión, seguimos hacia la derecha hasta encontrar una guía que sube hacia la izquierda, donde encontramos, a buena distancia de la reunión, la primera y única chapa de éste largo, seguimos hacia la izquierda y, en plena placa, se ve perfectamente la cuarta reunión.

La quinta parte sube en recto, viéndose siempre las chapas, hasta una panza que nos deja en una repisa donde está la reunión, detrás del bloque hay un camino que nos lleva a la antecima, desde la que sin perdida se ve el vértice geodésico.

Fotos, buen día y bajada en destrepe por la vía Valentina, nos pareció mejor opción que bajar por la chimenea típica.