viernes, 16 de julio de 2010

Pico del Alba


Plan rápìdo para el miércoles ¿subimos el Pico del Alba?.

Fenomenal, vale, carretera "sin manta que hace mucho calor" y a Benasque, llego a la noche, cena y a dormir, hemos quedado a las cuatro y cuarto, hora del primer autobús que subiendo por la carretera el valle de Benasque y pasando por el Plan del Hospital sigue por Plan de Estan hasta llegar a La Besurta a 1.900 metros.

Allí, mochilas al hombro, poco peso, y a pesar de que estamos en julio hace fresco, bien abrigados y arriba.

El pico del Alba es el más occidental de los tresmiles de la zona del macizo de la Maladeta. Una bonita cima que se ramifica en el Diente del Alba y la Muela del Alba, constituyendo en su abrupta cresta oeste un buen itinerario de escalada de grado V entre Cregüeña y el valle del Alba.

Arrancamos con los frontales, aunque, en breve, los apagaremos por una amplia senda que nos eleva por los últimos restos del bosque al ya vetusto refugio de la Renclusa a 2.140 metros, a donde llegamos en tres cuartos de hora. En la misma puerta del refugio, una senda nos llevaría hacía Aneto y Maladeta y a su oeste se inicia el llamado sendero del torrente del Alba por una bonita ladera sembrada de rododendros hasta alcanzar la laguna de Padierna a 2.240 metros en unos quince o veinte minutos. Una subida más suave en cuanto a desnivel aunque caminando por pedreras, siempre al borde del arroyo, y por orilla la derecha con algunos cortos pases a la otra orilla, así, viéndose ya el pico de Padierna, seguimos por un estrecho barranco hasta el fondo de un circo a 2.400 metros, lo que nos llevará cerca de otra media hora.

Aquí ya hemos divisado el pico del Alba y a 2530 metros dejamos la ruta del collado de Padierna, y subimos por una suave cresta que nos llevará al pico del Alba. El camino está marcado con muchos hitos y asciende mezclando pequeñas praderas con grandes pedreras hasta llegar a un promontorio situado al pie de la cresta principal.

Llegado este momento hacemos un vadeo por una pedrera hasta alcanzar la base de la cresta de la Tuca Blanca. Dos opciones, subir por la primera cresta, más abrupta o por la segunda horcada, con piedras algo más descompuestas, subimos por la primera para bajar por la segunda, hasta aquí hemos tardado algo más de tres horas, trepadas que no llegan a grado III, un destrepillo hacia una corta canal nevada y llegada a la precumbre, desde allí una corta y aérea arista cimera y llegamos a la cima a 3.118 metros en tres horas y tres cuartos después de hacer un desnivel acumulado de 1250 metros

Vistas de todos los picos del macizo de la Maladeta y del de Posets, comida y bajamos, en constantes destrepes, por la otra vía que, aunque algo descompuesta es más cómoda, además por los constantes neveros perennes de esta vertiente, se evitan largos tramos de pedreras.