viernes, 6 de febrero de 2009

Perdiguero, nieve papa y bajada en helicóptero ...



Buenos y malos recuerdos de este Perdiguero, lo hicimos, la primera vez, con el grupo de Haciendo Camino como preparación para ascender el Mont Blanc, en esa primavera tan peligrosa y sorprendente en Pirineos, sorprendente hasta el extremo de que cuando subíamos nos encontramos con dos que bajaban haciendo esquí de travesía, nos gritan ¡¡¡Donde vais !!!, ¡¡¡ al Perdiguero !!!, ¡¡¡ Cuidado con al nieve que esta muy blanduzca !!!, ¡¡¡ Si y vosotros también con los esquís!!!, ¡¡¡ No os preocupéis, bajamos por Remuñé !!! Y, de repente, me digo, esa voz la conozco, ¡¡¡ Oye, tú no serás Jonás!!!!, ¡¡¡ si, anda y tú eres Ángel !!!, ¡¡¡ Si!!!, ¡¡¡ Que sorpresa, tened cuidado que la nieve está muy blanda !!! ...

Y dicho y hecho, hacemos cumbre y al bajar, metí la pierna entre dos piedras cubiertas por la nieve y averia, mis gritos se oian hasta en el ....., rápidamente Santi baja y me mira la pierna, me pone una rodillera, intento bajar pero no puedo, cada paso es un grito, sacamos una manta térmica y llamamos al 112 pidiendo un helicóptero, se quedan conmigo, no hay forma de que baje ninguno de los dos, que buenísimos compañeros, yo no soy capaz de seguir, hay otro accidente con un posible fallecido y nos dicen que tardaran, da igual, no puedo hacer nada, se quedan conmigo, ya estamos nerviosos, al final vemos al helicóptero, pero ellos a nosotros no, vuelta a llamarles, están son nuestras coordenadas, ellos dicen dejaros en paz de coordenadas, ¿donde estáis?, otra vez se lo decimos, enseguida vuelven, esta vez si nos ven, increíbles los chicos de la Guardia Civil, casi se tiran desde el helicóptero para ayudar, me toman en volandas, no, tus compañeros no caben en el helicóptero, pues entonces no, yo no bajo, sin ellos no bajo, se está haciendo de noche, y ellos enseguida no te preocupes, volvemos a por ellos, si, si en algún momento me he quejado por alguna multa en carretera, estos son diferentes, que gente mas encantadora, increíbles, me llevan a Benasque y si, claro que si, suben de inmediato a por mis compañeros y los bajan, enseguida están conmigo, bueno, una fisura en la cabeza del peroné un esguince de ligamentos y un desplazamiento del menisco, poco precio para la satisfacción de esa belleza de Pirineos y el conocer a gente tan encantadora como estos guardias civiles, mis felicitaciones, sois fantásticos.

Pero bueno, el relato, Periko, Santi, Albert, Kankis y yo partimos el día anterior hacia Pirineos, ya todo empezó de manera sorprendente el día anterior cuando practicando algo de rappel con Albert y Kankis nos dejamos el teléfono conectado y asustamos a Cristina con nuestras conversaciones, que si te dejas la cuerda atrás, que si te caes, etc..., simples conversaciones de prácticas pero que asustaron a la pobre Cristina al no saberlo.

Y al día siguiente, a las cinco de la mañana, arriba y hacia la cumbre, en la montaña siempre se debe comenzar muy pronto. Cuando la nieve aún es firme y los crampones agarran bien.

El pico Perdiguero es una cumbre de los Pirineos, situada entre Aragón y el Alto Garona, como frontera divisoria entre España y Francia. Su cumbre fue alcanzada por primera vez en 1817 por Friedrich Parrot. Tiene una altitud de 3.221 metros sobre el nivel del mar y su situación debe indicarse desde Benasque con un desnivel de recorrido de 1635 metros.

Ubicamos el punto de partida desde el puente de Literola (1585 metros) pasado el cruce hacia los baños de Benasque, esta excursión se realiza por un valle abierto y por senderos que nos llevan hasta collados superiores. En verano se encuentran pastores con grandes rebaños de ovejas.

Para llegar allí, desde Benasque tomamos la carretera en dirección norte, hacia los Llanos del Hospital, pero unos pocos kilómetros antes de llegar, encontramos la típica placa junto a la carretera que nos indica el puente sobre el barranco de Literola. Es desde este punto desde donde comenzamos la ascensión desde las cinco de la mañana, después de pasar la noche en Benasque.

Cruzamos la carretera y tomamos el sendero que, indicando dirección a la cabaña de Literola, asciende muy rápidamente entre bosques de avellanos y abetos por la margen izquierda del río Literola, eso sí, con la oscuridad nos perdemos un par de veces pero son cortados del camino que enseguida se reencuentran y, enseguida recuperamos el sendero. En pocos minutos, dirección Oeste, salimos del bosque, donde encontramos un sesteadero de ganado hecho a piedra. Una vez bordeada por la derecha, la cuesta se nos va moderando y siempre por la misma margen, alcanzamos la llamada cabaña del Llosero, a 1725 metros en unos veinte minutos, llegamos a un pequeño collado, a unos dos mil metros de altitud, son las ocho y media de la mañana y la nieve ya esta sopa, por ello los tiempos son muy lentos, merece la pena echar un vistazo atrás y contemplar el Circo de Cregüeña. Ahora, el camino llanea sin ganar altura hasta un cruce de barrancos donde se asienta una pequeña cabaña y refugio llamada cabaña del Forcallo. No llegamos a ella, y no cruzamos un puentecito que nos llevaría a ella, si es así, nos habremos equivocado un poco antes, hay que seguir por la margen izquierda del Literola.

Después de observarla desde arriba giramos a la derecha (Norte) y ayudándonos de una serie de zig-zags entramos en el barranco de Literola, que hace como una especie de S, entonces paso junto al pico Perdigueret y rápidamente ganamos altura, hay que tirar de piolet en algunas palas.

Desde este punto empezamos a ver, de nuevo, el pico Perdiguero, el objetivo de hoy, estaremos cerca de hacer la mitad del recorrido.

Un poco mas tarde el barranco se estrecha, donde muy pronto alcanzamos el ibonet de Literola a unos dos mil quinientos metros de altura aproximadamente, una pequeña llanura, especie de circo que atravesamos hasta el fondo, donde nos encontramos con Jonás y un acompañante que bajan haciendo esquí de fondo.. A partir de aquí el camino se vuelve a empinar bruscamente, por lo que tendremos que ascender por la margen derecha, por las piedras, subiendo por una canal muy empinada hasta alcanzar el contrafuerte, ya con crampones a pesar de que la nieve esta muy blanda, aquí Kanquis nos abandona, os espero abajo, bueno pues bien, la bajada es fácil así que no tenemos inconveniente en dejarle solo.

Una vez pasado este tramo, tomamos dirección hacia el Lago Blanco del Lliterola, a 2740 metros de altura, una vez pasado, el comienzo de una pedrera monstruosa cubierta de nieve, pero solo a medias.

Esta parte final de la subida, hasta el collado superior del Literola, a 3050 metros, se nos hace un poco eterna, después hemos de atravesar por hasta dos falsas cumbres.

Después de un rato llegamos a la parte final donde tenemos mucho cuidado, hay una delicada arista, por lo aéreo, que atravesar y por ultimo, una última cuestecilla que nos llevará a la cumbre del Perdiguero. En la cima, abrazos y felicitaciones entre el grupo, además de conseguir llegar a la cumbre, hace un día estupendo para saborear de las vistas: Bardamina, Posstes, Bachimala, Perdido y su glaciar, Aneto, Madaleta, en fin, Pirineos aquí y allá.

Fotos, descanso, Albert que baja como una moto, detrás bajo yo, un poco mas atrás Santi y Periko, hacia abajo y cuando llevamos unos doscientos metros de bajada, ale, el accidente descrito y, después del rescate del helicóptero, desde aquí mi mas cordial felicitación y abrazo a la Guardia Civil de montaña, ojalá que podamos seguir contando con ellos muchos, muchos años.

Ver más fotos de la primera ascensión

Ya, en el 2014 he decidido volver a subir este pico, y si es posible bajarlo por mis medios, y así lo he acometido, el ascenso es el mismo hasta los 2500 metros del Ibón de Literola, lo bordeo  por su margen izquierda y me dirijo hacia la pedrera que forma la muralla del Perdiguero, en esta ocasión, en vez de tirarme hacia mi derecha como la vez anterior, sigo de frente, siguiendo las indicaciones de puntos rojos, con dirección al collado de Ubago, collado que se junta con la ruta de subida desde el Refugio del Turmo, en el GR-11, es una subida empinada, hay que echar manos en varias ocasiones, al llegar al collado de Ubago,  siguiendo la intuición más que los posibles hitos, me desvío hacia mi derecha para alcanzar el collado Superior de Literola a 3050 metros, desde aquí la ascensión por la pedrera a la cima es común con la ascensión anterior, y la bajada la hago por donde subí en la vez anterior.

Los tiempos en esta ocasión son más reales, una hora y veinte minutos hasta la desviación a la Cabaña del Forcallo, a 2000 metros, , dos horas y cuarenta minutos hasta los 2500 metros del la Laguna de Literola, cuatro horas hasta los 3050 metros del Collado Superior del Literola y media hora larga hasta la cima, total cuatro horas y tres cuartos desde los 1585 metros donde dejé el coche en la carretera hasta los 3221 de la cima, la bajada me llevó tres horas y media largas.